Inicio > Servicios Legales > Disolución de la Sociedad Conyugal

Disolución de la Sociedad Conyugal

Disolver la sociedad conyugal implica uno de los problemas más frecuentes en el Ecuador. Esto conlleva una serie de conflictos jurídicos que muchas veces terminan en las cortes e incluso son causa de violencia dentro del vínculo familiar.

El Código Civil Ecuatoriano en su artículo 139 establece a la sociedad conyugal como: “El matrimonio celebrado conforme a las leyes ecuatorianas, se contrae sociedad de bienes entre los cónyuges. Los que se hayan casado en nación extranjera y pasaren a domiciliarse en el Ecuador, se mirarán como separados de bienes siempre que, en conformidad a las leyes bajo cuyo imperio se casaron, no haya habido entre ellos sociedad de bienes”.

 

¿Cómo disolver la sociedad conyugal?

Disolver la sociedad conyugal no debe ser un dolor de cabeza, esto se lo puede realizar ante un notario público o mediante un juez de lo civil.

  • Ante un notario público: El trámite puede realizarse siempre que ambos estén de acuerdo en disolver la sociedad conyugal. Una vez presentada la petición y reconocidas en el mismo acto las firmas y rúbricas de ustedes acompañando la partida de matrimonio ante el notario, este los convocará a asistir a una audiencia de conciliación para diez días más tarde, durante la cual deben ratificar o no su deseo de dar por terminada la sociedad conyugal. Si se ratifica su voluntad, el notario levanta un acta, la que, una vez protocolizada, su copia deberá ser presentada en el Registro Civil del cantón donde ambos contrajeron matrimonio. Esto con el fin de que se subscriba al margen del acta de la partida de matrimonio respectiva. Una vez hecho, se lleva el acta a la notaría para que se margine.
  • Ante un juez de lo civil: Si su cónyuge se opusiese a la disolución, usted puede recurrir a la vía judicial. Aunque si los dos están de acuerdo podrían también escoger esta vía. El trámite es sumario y son solo tres las razones que su cónyuge podría alegar para que el juez no apruebe la disolución: incompetencia del juez, ilegitimidad de personería de una de las partes o inexistencia de la sociedad conyugal. En cualquiera de los casos debe acompañar el original del acta matrimonial. No está de más decir que para estos efectos no importa si existen hijos, menores de edad o no.

 


RECUERDA:

Si estás interesado en disolver la sociedad conyugal, no olvides contactar a Solulegal, estamos para ayudarte.