Inicio > Servicios Legales > Constitución de Fideicomiso Mercantil en Ecuador

Constitución de Fideicomiso Mercantil en Ecuador

En este articulo vamos a hablar del Fideicomiso Mercantil. Qué se necesita para la Constitución de Fideicomiso Mercantil en Ecuador, requisitos, pasos. ¿Para qué sirve?

Se entiende por fideicomiso mercantil  a un contrato en el que una o varias personas crean un patrimonio autónomo.

En primer lugar, lo pueden constituir una o más personas, llamadas constituyentes o fideicomitentes. Ellos transfieren de manera temporal e irrevocable, la propiedad de bienes muebles o inmuebles corporales o incorporales, que existen o se espera que existan, a un patrimonio autónomo.

Además a este patrimonio autónomo se le da personalidad jurídica para que su fiduciaria cumpla con las finalidades específicas instituidas en favor del propio constituyente o de un tercero llamado beneficiario.

El autor, profesor y Doctor en Jurisprudencia, especializado en Operaciones Fiduciarias Sergio Rodríguez Azuero define al fideicomiso como:

“El negocio jurídico en virtud del cual se transfieren bienes a una persona con el encargo de que los administre o enajene y con el producto de su actividad cumpla la finalidad establecida por el constituyente, en su favor o en beneficio de un tercero.”

El autor argentino, Mario A. Carregal, experto en fideicomisos inmobiliarios también lo define como:

“Aquel por el cual una persona recibe de otra un encargo respecto de un bien determinado cuya propiedad se le transfiere a un título de confianza para que al cumplimiento de un plazo o condición le dé el destino convenido.”

El fideicomiso implica la transferencia de bienes o servicios de una persona a favor de otra para cumplir un fin determinado. Los activos entregados en fideicomiso dejan de pertenecer a la persona que lo crea y quedan afectados exclusivamente al fin al cual son destinados.

Constitución de Fideicomiso Mercantil en Ecuador

Según lo define la Ley de Mercado de Valores vigente, en el artículo 109, una o más personas quienes se denominaran constituyentes o quienes transfieren al fideicomiso sus activos de forma temporal e irrevocable, a un patrimonio autónomo que tendrá personalidad jurídica, para la fiduciaria que en calidad de representante legal, cumpla con las obligaciones que se instruyan en el contrato de constitución, a favor del constituyente o de un tercero llamado beneficiario.

El Fideicomiso deberá llevar un nombre o denominación particular para poder distinguirlo.

El Fideicomiso tendrá un plazo, no mayor de 80 años, o existirá hasta el cumplimiento de un objetivo específico.

Mientras tanto, la condición resolutoria sea la disolución de una persona jurídica o si ha constituido con fines culturales, de investigación, altruistas, o filantrópicos.

Por consiguiente, en esos casos el fideicomiso perdurará hasta que sea factible cumplir el propósito para el cual se constituyó.

Más adelante en el artículo 113, señala que no es onerosa ni gratuita ya que no determina provecho económico para el constituyente y/o fiduciario.

La Fiduciaria

Es la persona jurídica autorizada para administrar negocios fiduciarios de acuerdo a las condiciones establecidas en el contrato de constitución. Actualmente solo pueden serlo las sociedades anónimas administradoras de fondos y fideicomisos, y algunas entidades del sector público como la Corporación Financiera Nacional.

La fiduciaria ejerce la representación legal del fideicomiso mercantil en todas sus actuaciones administrativas, extrajudiciales o judiciales. De acuerdo a nuestra legislación, la propiedad no se transfiere a la fiduciaria sino al fideicomiso, que es administrador por la fiduciaria.

Respecto a los honorarios el artículo 132 de la LMV, señala que la administración de las fiduciarias deberá ser siempre remunerada. Por esta razón contará su valor o forma de cálculo en el contrato de fideicomiso mercantil.

El contrato de fideicomiso mercantil deberá contener:

  • La identificación de los constituyentes y de los beneficiarios.
  • Una declaración juramentada del constituyente de que los dineros o bienes transferidos tienen procedencia legítima. Asimismo, que el contrato no adolece de causa u objeto ilícito y, que no irroga perjuicios a acreedores del constituyente o a terceros.
  • La transferencia de los bienes en fideicomiso mercantil.
  • Los derechos y obligaciones a cargo del constituyente, de los constituyentes adherentes, en caso de haberse previsto, del fiduciario y del beneficiario.
  • Las remuneraciones a las que tenga derecho la fiduciaria por la aceptación y desempeño de su gestión.
  • La denominación del patrimonio autónomo que surge como efecto propio del contrato.
  • Las causales y forma de terminación del fideicomiso mercantil.
  • Las causales de sustitución del fiduciario y el procedimiento que se adoptará para tal efecto;
  • Las condiciones generales o específicas para el manejo, entrega de los bienes, frutos, rendimientos y liquidación del fideicomiso mercantil.

 


RECUERDA:

Si estás interesado en la Constitución de Fideicomiso Mercantil en Ecuador, no olvides contactar a Solulegal, estamos para ayudarte.